El gobierno aumentará las tarifas de electricidad, agua y gas entre un 50% y un 140%.

Las facturas de luz, gas y agua aumentarán entre un 50% y un 140% en los próximos meses. Esto es consecuencia de la “segmentación”, un sistema promulgado por el Poder Ejecutivo que mantiene los subsidios a las tarifas de los servicios públicos para los segmentos de menores ingresos y los recorta para los sectores de ingresos medios y bajos. los eliminará para los hogares que ganan más de $250,000 por mes.

Más de 9 millones de hogares han ingresado sus datos en el registro de subsidios. De esta manera se encontró que cinco millones seguirán recibiendo subsidios del gobiernomientras que 3,5 millones mantendrán parte de las ayudas estatales pero también perderán parte, al menos en electricidad.

Hay 4 millones de clientes que no se han registrado. Se estima que la mayoría no necesita subsidios, pero en el gobierno también saben que hay hogares con tarifa social que no están en la lista porque no tienen los medios técnicos para inscribirse.

Sin embargo, El registro de becas permanece abierto para la inscripción. Las nuevas tablas se implementarán a partir de Septiembre 1.

La reducción de subsidios se realizará en tres rondas: septiembre, noviembre y enero de 2023.

“La segmentación se diseñó con un criterio de distribución basado en la equidad social y la equidad”, dijo la ministra de Energía, Flavia Royón. “Hay que instaurar el uso racional de la energía”, remarcó el funcionario. Exministro de Energía de Mauricio Macri, Juan José Arangurenfue criticado por el actual partido de gobierno por proponer moderar la temperatura del aire acondicionado para reducir el consumo eléctrico.

El impacto de la reducción de subsidios variará dependiendo del nivel de ingreso y consumo. Los clientes sin subsidios pagan una tarifa que refleja mejor los costos.

gas

En gasolina es un aumento del 100%. Los clientes con un consumo promedio de 97 metros cúbicos mensuales pasarán de una factura de $1.650 (en junio) a una de $3.100 en enero, según informó Federico Bernal, subsecretario de Hidrocarburos.

Los hogares que se queden con parte del subsidio pasarán de una factura de gas de $1.650 a $2.146 en enero de 2023.

Los clientes siguen recibiendo subsidios en un bloque de consumo básico determinado por su categoría tarifaria (el gas pasa de R1 a R3-4), pero tienen que pagar un precio más alto si superan este nivel, que cambia según la zona: En Buenos Aires es más bajo y más alto en la Patagonia.

Luz

en distribución eléctricalas papeletas aumentarán -al menos- un 50%. El gobierno aún carece de información al respecto. En Buenos Aires, un cliente de Edesur que consuma 300 kWh mensuales (medida levemente superior al promedio de los clientes de esta distribuidora) pasará de $1.467 mensuales a $2.285 en el mismo período.

El Ministro de Energía informó que el bloque “subsidiado” será de 400 KwH mensuales. Los hogares que consumen por encima de este nivel tienen que pagar el exceso de electricidad a un valor más alto con un subsidio más bajo.

Las facturas de luz adentro duplican los montos de Buenos Aires. El gobierno estima un aumento promedio de $800.

El Secretario de Energía estima que el ahorro fiscal será de $47,500 millones para 2022 y $455,000 millones sobre una base anualizada. “Esto es más de lo presupuestado inicialmente cuando salió el tema de la segmentación porque se estimó que solo el 10% no aplicaría para el subsidio y hoy tenemos 4,5 millones de usuarios de electricidad que aún no están registrados y 3,5 millones de usuarios de gas”, agregó. .

Agua

La sanitaria y alcantarillado Aysa también realizará una segmentación, aunque con sus propios criterios. La empresa, propiedad de Malena Galmarini -esposa del ministro de Economía, Sergio Massa- identificó tres grupos de usuarios según el lugar donde viven. 500.000 están en la zona “alta”, 1 millón en la zona “media” y 1,7 millones marcados como “medio-bajo”.

Los clientes de nivel de territorio “alto” pasarán de una factura mensual promedio de $841 a $2,100 en noviembre, un aumento del 150%. Los de áreas “medianas” aumentarán de $754 a $1,883, pero no hasta junio de 2023. El recorte del subsidio será de un tercio cada dos meses.

“No es un aumento de las tasas impositivas, es una redistribución de los subsidios”, dijo Galmarini en una polémica definición.

Aysa también tiene pendiente un aumento del 10% para octubre, lo que le otorga un 32% acumulado en el año. Aparte de la eliminación de subvenciones.

Los ingresos corrientes de Aysa apenas cubren el 30% de los costos operativos de la empresa. La “redistribución” permitirá a la empresa requerir menos apoyos de Hacienda.

La “segmentación” fue una herramienta utilizada por el exministro de Economía Martín Guzmán. Los funcionarios más afines al vicepresidente, como Federico Basualdo (exsecretario de Estado de Energía Eléctrica), se opusieron a esta medida. Basualdo dejó Energía. Pero Bernal -otro obispo de Cristina Fernández- fue promovido bajo el esquema de la Secretaría de Energía, lo que sugiere algún corolario a la decisión de eliminar los subsidios.

Leave a Comment