Temen el estallido de la burbuja inmobiliaria en China y su posible impacto global

BEIJING.- El Estallido de la burbuja inmobiliaria en China está poniendo en peligro la segunda economía más grande del mundo y su onda expansiva podría repercutir durante años.

Después de un largo período de aumento sostenido Los precios inmobiliarios en las principales ciudades de China están cayendo, según datos de promotores inmobiliarios chinos y estadísticas oficiales. La venta de departamentos de los grandes grupos constructores registró un desplome 13 meses consecutivossegún China Real Estate Information Corp., que rastrea los datos de la industria.

Igualmente, Hay millones de unidades “pre-vendidas” que aún están por completary muchos compradores ya amenazan con pagar la hipoteca si no se entrega una vivienda terminada: lo que está en juego es lo que digan los analistas $ 370 mil millones en préstamos bancarios.

La mayoría de los bancos podrían absorber pérdidas, lo que haría improbable una crisis financiera. El mayor riesgo no es para los bancos sino para la economía china en su conjunto. Los analistas de Bank of America afirmaron aproximadamente que en su informe del mes pasado El 9% del espacio habitable prevendido en 2020 y 2021 (alrededor de 2,4 millones de apartamentos) corre el riesgo de no completarse a tiempodebido a los problemas financieros de las empresas constructoras.

“Este tipo de problema, si no se aborda y se impulsa, puede afectar la confianza del mercado y afectar las ventas e inversiones de propiedades. crecimiento económico más lento y malestar social“, justo antes de la importante Congreso del Partido Comunista previsto para este año, según el informe del Bank of America. En este cónclave que tanta expectación despierta en el mundo, el presidente chino Xi Jinping seguro de obtener un tercer mandato sin precedentes en el poder.

Miembros del Congreso Nacional del Partido Comunista Chino aplauden cuando entra Xi Jinping
Miembros del Congreso Nacional del Partido Comunista Chino aplauden cuando entra Xi JinpingPor Han Guan AP

En el segundo trimestre de este año El PIB de China creció un 0,4% interanual, el peor desempeño económico desde el inicio de la pandemia de coronavirus. Si bien gran parte de la desaceleración se debió a los bloqueos y restricciones pandémicos en China a principios de este año, la caída del 7% en el sector inmobiliario jugó su papel y ayuda a explicar parte del mal desempeño de la economía del país.

Y el daño se está extendiendo de una industria a otra, desde materiales de construcción hasta servicios inmobiliarios, provocando incumplimientos y una acumulación de pérdidas en los bancos que, según los economistas, no será fácil de resolver de inmediato.

El colapso del mercado de la vivienda también está afectando la confianza del consumidor, al igual que la desaceleración general de la economía de China está reduciendo los ingresos personales y el valor de los activos. “El panorama económico, las percepciones de los consumidores y su visión del futuro han cambiado”dice Alicia García-Herrero, economista jefe para Asia Pacífico del banco de inversión Natixis. “No creo que sea una crisis como dicen algunos. Pero es una razón importante que confirma que la economía de China se desacelerará aún más.

Sin embargo, el problema de los préstamos hipotecarios de China no se ha extendido a los mercados globales. Los inversionistas internacionales han sufrido pérdidas en alrededor de $ 100 mil millones en bonos emitidos por desarrolladores chinos.por los impagos y la fuerte caída del precio de venta, según datos de Bloomberg y Barclays Research.

Detener la construcción de las Mansiones Evergrande en Dongguan, China
Detener la construcción de las Mansiones Evergrande en Dongguan, ChinaGILLES SABRIE-NYTNS

Los bancos comerciales chinos han sido lentos en reconocer e informar la tasa de incumplimiento de sus prestatarios inmobiliarios, pero muchos ya han limitado los préstamos al sector. Las ventas de terrenos a desarrolladores también han caído drásticamente, cortando una importante fuente de ingresos para el gobierno local y se esperan muchos menos desarrollos nuevos en los próximos años.

“Es una recesión del mercado inmobiliario de una escala y gravedad sin precedentes en China”, dijo Logan Wright, director de mercados de China en Rhodium Group, una firma de investigación económica con sede en Nueva York, y agregó El gobierno chino no tiene muchas herramientas para cambiar las cosas y compensar el impacto económico de la crisis de la vivienda.

Uno de los mayores problemas para los promotores inmobiliarios es Disminución de las ventas anticipadas. Durante la última década Alrededor del 80% de las ventas de casas nuevas en China fueron propiedades parcialmente construidas, que los desarrolladores prometieron entregar en uno a tres años.. Estas preventas se convirtieron en la principal fuente de financiamiento para los constructores de viviendas, quienes dependían del aumento en las ventas de viviendas sin terminar para mantener el flujo de caja y satisfacer las necesidades inmediatas.

Los gobiernos locales permitieron la práctica otorgando a los desarrolladores permisos de preventa que solo habían completado el 25% de los planos. Los desarrolladores podían vender la unidad al precio completo, y los compradores normalmente hacían un depósito del 30% y sacaban una hipoteca para pagar el resto.

El dinero se depositó en una cuenta como garantía para la construcción, pero las ambigüedades y lagunas en la normativa lo facilitaron. Muchos constructores retirarán efectivo antes de que se completen los edificios. Los problemas comenzaron el año pasado cuando la disminución de los ingresos por preventa y la dificultad para obtener crédito significaron que los desarrolladores carecían de efectivo para pagar la construcción.

El año pasado, cuando el gigante de desarrollo inmobiliario Evergrande tuvo problemas y el valor de sus acciones y bonos cayó, los compradores recientes de uno de sus desarrollos en la ciudad de Jingdezhen en la provincia de Jiangxi se preocuparon.

A principios de 2021, Evergrande completó el proyecto de 14 torres llamado Evergrande Longting y prometió entregar las unidades en 2023. Cientos de compradores comenzaron a pagar sus hipotecas y, unos meses después, notaron que la construcción se estaba desacelerando y que de los cientos de primeros albañiles solo quedaban unas pocas docenas de equipos, según un residente de Jingdezhen que compró una unidad del proyecto.

En mayo de 2021, se cerró la planta, según la carta de demanda firmada por muchos compradores. La construcción solo se reanudó a fines de octubre y se detuvo por completo nuevamente en junio de este año.como la carta.

El 30 de junio, los propietarios enviaron su carta conjunta, en la que también indicaron que si las obras de construcción no se reanudan para el 20 de octubre, Ya no pagan las cuotas de su préstamo hipotecario. La carta circuló ampliamente en las redes sociales chinas, lo que provocó la organización de grupos similares de compradores de otros proyectos inmobiliarios sin terminar.

En julio, algunos se presentaron nuevamente en la sede del gobierno de la ciudad para exigir un plan para garantizar la entrega de las unidades, según un video del enfrentamiento con las fuerzas policiales publicado por un residente de Jingdezhen que dice que la policía arrestó a tres personas. Posteriormente, el gobierno de Jingdezhen informó a los propietarios que las unidades terminadas se entregarían a fines del próximo año.

Por Rebecca Feng y Cao Li

El periodico de Wall Street

(Traducción de Jaime Arrambide)

Leave a Comment